AirBNB: guía de uso versión verano austral 2015

Por estos lados del mundo se aproxima la temporada alta, ya que desde mediados de diciembre y mediados de febrero se producen las vacaciones anuales de buena parte de la población. Así que es el momento del año en que más personas buscan información sobre viajes y destinos, formas de alojamiento y manera de llegar a determinados lugares. Un buen momento para actualizar la guía de uso de AirBNB que publiqué hace algunos meses, con algunos detalles orientados sobre todo a quienes usar por primera vez el sitio.

AirBNB es un sitio de reservas de alojamiento, en donde los dueños de casas y departamentos pueden ofrecer su espacio en alquiler, de manera completa o parcial -por ejemplo, sólo alquilar una habitación. Cada anfitrión y huésped tiene un perfil en este sitio, y luego de quedarnos en un lugar, ambos se pueden calificar mutuamente. De esta manera, se construye una reputación que hará más fácil (o difícil, si rompen algo) alquilar en el futuro. La función del perfil es tener más información sobre el lugar que alquilaremos, y de esa manera contemos con más seguridad y se reduzcan las posibilidades de tener malas experiencias a la hora de reservar, por ejemplo, una habitación privada en una casa.

A reservar

Antes de comenzar a buscar lugares, la recomendación básica es:

1) Tengan muy en claro en qué días se van a alojar en una ciudad, ya que necesitan tener claro ese dato para hacer la reserva.
2) Antes de reservar, consulten en Internet para definir en qué zona de la ciudad se quieren alojar, ya sea por el interés en un barrio determinado o para no tener problemas de seguridad. Una buena forma de conocer los barrios es recorrerlos vía Google Street View, que está disponible ya en casi todas las ciudades grandes en el mundo. Si buscan precios más bajos seguramente les convendrá alojarse en barrios menos turísticos, pero chequeen el tema del transporte.

Una vez que ya dieron de alta la cuenta en AirBNB, hacer búsquedas en muy sencillo. Pueden definir en el mapa en que zona quieren alojarse; hasta que precio están dispuestos a pagar; si buscan departamentos completos, habitaciones privadas o compartidas; si buscan un anfitrión que hable determinados idiomas; si es necesario que cuente con servicios como WiFi, etc. Les van a aparecer una serie de alternativas. Revisen cada una de ellas, chequeen los comentarios y analicen si realmente alojarse en ese lugar les parece una buena idea. Los comentarios de los huéspedes anteriores son, desde ya, la base de la decisión que van a tomar. Si el lugar está cerca de formas de transporte público, si en la casa hay animales o está ubicada en una zona ruidosa de la ciudad son datos importantes a la hora de alojarse, y seguramente los comentarios los van a orientar en esos puntos.

Una vez que seleccionaron los lugares posibles, envíen mensaje a los potenciales anfitriones. Envíen todos los que puedan. Es probable que algunos anfitriones declinen la oferta por temas personales, o demoren en responder. Cuando tengan las respuestas en las que los anfitriones les dan el OK, allí ya podrán tomar una decisión sobre que lugar alquilar. En este punto, revisen algunos temas importantes. Por ejemplo, cuál es la política de cancelación en el caso de que no puedan ir -a medida que se acerca la fecha el reembolso es menor-; si cobran tasa por limpieza de habitación; si previamente les van a cargar un monto en la tarjeta de crédito como seguro por si rompen algo, monto que se devuelve si todo funciona normalmente, etc. No demoren mucho en tomar la decisión. Los mejores lugares se alquilan rápido, y si tardan, es posible que el anfitrión les avise que ya alquiló el espacio.

Si van a hacer búsquedas en ciudades con mucho turismo o en temporada alta, intenten hacer el proceso de reserva con la mayor anticipación posible. Como sucede en el mercado de viajes, desde ya esperen precios más altos si van a viajar en meses muy demandados. En ciudades con precios altos en hotelería la diferencia de precios puede ser importante, pero esto no se cumple para todos los destinos. En todo caso, de manera previa, chequeen los precios de la hotelería y los hostels de la zona para saber si vale la pena alquilar vía un sitio como AirBNB.

A la hora del pago, AirBNB permite usar tarjetas de crédito internacionales y Paypal. Todos los cargos que paguemos tienen que estar claramente detallados. Es posible que el anfitrión nos avise que su ciudad exige el pago de un impuesto por noche de alquiler, o tax room, algo usual en Estados Unidos y Europa. Si hay que pagarlo aparte, como me pasó en Roma, pidan recibo de ese pago.

Una vez que ya reservaron

Al menos una semana antes de llegar al destino, recuerden coordinar con el anfitrión el horario de llegada, para que los esperen, les entreguen las llaves y les expliquen los detalles importantes de la casa -cosas como encender la cocina, agua caliente en el baño, trucos para abrir la puerta en el caso de que la cerradura tenga sus cosas, etc. Los anfitriones más organizados les enviarán con cierta anticipación mensajes donde les recuerdan coordinar el horario, mapas detallados de cómo llegar al lugar con indicaciones en el transporte, etc. En el caso de que alquilen un departamento completo, tengan a mano las preguntas más importantes, ya que es posible que no lo vean más -normalmente las llaves se dejan en algún lugar como un buzón interno o un vecino.

Recuerden que al culminar la estadía, AirBNB les pedirá que completen el formulario con su opinión sobre el lugar y el anfitrión. Verán la opinión del anfitrión apenas publiquen la suya. Este paso es muy importante, ya que construir una buena reputación en el sitio hará más fácil que le alquilen lugares.

Una recomendación: certificar su cuenta de AirBNB, algo para lo cuál va a tener que demostrar su identidad. El proceso es bastante sencillo, e implica subir escaneado la página de tu pasaporte con tus datos. También es importante vincular tu cuenta a tus perfiles en medios sociales como Facebook.

Algunas recomendaciones más

Ahora vienen algunos temas que hay que tener cuidado. En primer lugar, algunas ciudades tienen políticas regulatorias bastante estrictas sobre sitios como AirBNB. Por ejemplo, New York no permite alquilar departamentos completos por lapsos menores a 30 días, pero no hay problemas en las habitaciones privadas, siempre y cuando el anfitrión esté presente. A pesar de ello, van a encontrar departamentos disponibles, pero pueden correr el riesgo de que los desalojen si un vecino los denuncia. También hay diversas regulaciones en ciudades europeas como París, Barcelona y Madrid.

Segundo, a veces encontrarán usuarios que en realidad manejan varios departamentos, y que suelen ser muy estrictos en cuanto al horario de llegada y demás. Esto se da sobre todo en el segmento de los departamentos completos.

Tercero, en las últimas semanas hubo algunas denuncias sobre intentos de estafa con propiedades en AirBNB. El mecanismo es dirigirlos hacia terceros sitios, donde van a intentar obtener sus datos de la tarjeta de crédito. Obviamente, lo mejor es dejar de lado cualquier oferta que les parezca sospechosa, y no salir del sitio de AirBNB para hacer la transacción, así como usar únicamente el sistema de mensajería de AirBNB.

Si esta entrada finalmente les resultó de utilidad, pero aún no se registraron en este servicio, pueden usar el codigo de descuento de invitación de blogdeviajes.com.ar con hacer clic en este enlace, lo que les otorga crédito a ustedes, por cierto. Si no les interesa, pueden entrar directamente a AirBNB.com. La versión anterior de esta entrada la pueden encontrar en este enlace.

Fuente: blogdeviajes.com.ar

Imagen destacada: Airbnb
selfi_promo

Autor entrada: Seguro para Viaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*